estres genetica embarazo

Varios estudios como el de la Universidad de Navarra afirman que las mujeres embarazadas que sufren estrés durante el embarazo tienen más riesgos de tener un hijo que padezca obesidad en el futuro.

Estos estudios vienen apoyados por el simple hecho de que la obesidad puede venir determinada por la genética además de otros factores como la mala nutrición y el estilo de vida.

No obstante, el estrés no solo afecta a la población adulta, sino que año tras año va afectando a la población infantil interfiriendo seriamente en su crecimiento y desarrollo físico e intelectual.

El estudio se realizó con ratas de laboratorio sometidas a una situación de estrés constante durante las semanas de embarazo. El objetivo de este era estudiar los genes relacionados con la enfermedad de la obesidad y el metabolismo, analizando los tejidos adiposos blancos y viendo los cambios que sufrían tanto hormonal, bioquímico y fenotípicamente.

La conclusión a la que se llegó es que al someter a las ratas no solo a un estrés contínuo sino a una dieta hipercalórica, se conseguía un aumento considerable de grasa corporal así como alteraciones genéticas en los fetos.

Con ello llegamos al razonamiento de que en muchos casos, la obesidad infantil no solo se trata cambiando drásticamente la dieta y el estilo de vida, sino que se podría prevenir desde el propio embarazo.