test genético obesidad

Es la acumulación del tejido adiposo que se genera a causa del desequilibrio alimenticio y energético; eso es la obesidad o el sobrepeso, un desorden definido como multicausal y le contribuyen factores tanto genéticos como ambientales.

Los cambios en la alimentación, la indisponibilidad ante la actividad física le ha dado lugar a que la ingesta de energía exceda los gastos y esto se observa en personas de todas las edades y en todas las poblaciones del mundo. Las ideas de las razones que afectan en esos cambios son variadas y existen algunas personas que parecen tener una mayor predisposición al muy lamentable desarrollo de la obesidad. Es sumamente importante saber diferenciar la obesidad por causa de anomalías cromosómicas de la que se conoce comúnmente, sobre todo si es en una época de temprana edad. En la infancia y la adolescencia han incrementado las anormalidades metabólicas asociadas al exceso del tejido adiposo ya mencionado, aunque el desorden de la obesidad ha llegado al punto de ser considerado una epidemia existente en la sociedad actual afectando a los individuos de todas las edades.

La obesidad se considera una enfermedad multifactorial ya que es la culminación de la mezcla de los factores genéticos, conductuales y ambientales que por supuesto influyen en las resultados personales y auténticos en cuanto a la dieta diaria y la actividad  física. Suele agregarse en familias y o por su herencia genética sino por su herencia educacional, cultural o tradicional, o sea, es altamente dependiente del ambiente o entorno. Sin embargo, existen estudios que demuestran que hay una predisposición a la obesidad en los individuos que están genéticamente relacionados. Sus fenotipos poseen una herencia aditiva y ese rasgo es perfectamente atribuible a factores genéticos.

El intensivo estudio genético de esta enfermedad ha demostrado que los mecanismos que aumentan su desarrollo están en las vías que regulan el apetito y la energía, pero aun así no se tiene a ciencia cierta ninguna variante genética que pueda ser asociada con el riesgo para la obesidad común.