test genéticos

Estas pruebas, test o análisis se realizan con muestras de sangre u otros tejidos para así determinar si una persona posee los genes específicos de trastornos por las vías hereditarias. Gracias a estas pruebas puede observarse si existe en el organismo un gen defectuoso o la escasez de ciertos genes necesarios. No exigen un tiempo preciso, se pueden ejecutar en cualquier individuo y en cualquier momento de su vida, incluso también pueden llevarse a cabo en la realización de fertilización in vitro, justo antes de implantar el embrión en el útero. Hoy en día existen más de 2000 pruebas genéticas a la disposición de todos y todas.

Los principales tipos de pruebas o test genéticos son los siguientes:

Prueba prenatal. Se realiza para reconocer alteraciones en los cromosomas del feto antes de su nacimiento. Esta prueba es recomendada para las parejas que corren el riesgo de tener un hijo con alguna alteración en su genética, pero han de saber que no permite saber acerca de todos los trastornos que posiblemente pueda heredar.

Prueba de nacimiento o de recién nacidos. Se efectúa después del nacimiento del bebé para descartar enfermedades genéticas que pueden ser tratadas si se diagnostican a tiempo.

Prueba diagnóstica. Se realiza para detectar alguna alteración en los genes que están en orden para afirmar o descartar un diagnóstico, haciendo caso a los síntomas que presente el paciente ante la sospecha de alguna enfermedad.

Prueba del portador. Esta suele realizarse en personas donde su historial genético hubo la presencia de algún trastorno cromosómico. La prueba debe realizarse a los miembros de la pareja pues así descartarían la probabilidad de tener un hijo con ese trastorno.

Prueba predictiva y presintomática. Esta se ejecuta en personas que en el momento no presentan ningún síntoma o enfermedad, pero sirve para descartar que sean portadores de alguna mutación genética que con el tiempo dará rienda a una enfermedad y así se determina si serán afectadas o no.

Prueba forense. Se usa para identificar a la víctima con fines legales y no para encontrar quizás mutaciones genéticas.